En toda empresa hay una serie de programas y software que son imprescindibles para un funcionamiento básico, pricipalmente:

  • Una suite ofimática (MS Office, Libreoffice, etc...)
  • Un sistema de gestión

Si bien todos conocemos lo que es una suite ofimática y para la mayoría de las ocasiones cualquier opción nos puede ser suficiente, en el caso del sistema de gestión la cosa no es tan sencilla, basicamente por que cada empresa se autogestiona de la forma más conveniente en cada caso.

Cuando se habla de sistemas de gestión realmente estamos englobando una gran variedad de softwares, a veces interconectados, a veces no, pero que realizan funciones distintas, por ejemplo:

  • Facturación
  • Control de almacenes
  • Contabilidad
  • CRM (comunicación con clientes y relaciones)
  • Sistemas Help-Desk
  • Control de fabricación
  • Etc...

Existen distintas aplicaciones en el mercado para llevar la gestión de esas tareas, pero las más habituales son soluciones generalistas, válidas pero que muchas veces implican que sea la empresa la que se adapte al software en vez de ser el software el que se adapte a la empresa, con la consiguiente merma de rendimiento y uso, dado que los empleados/usuarios de ese software necesitarán aprender el uso de un sistema habitualmente complejo.

Sin embargo en un sistema desarrollado a medida lo que se pretende es incluir unicamente las opciones que la empresa necesita con el fin de simplificar al máximo el uso final, por ejemplo.. para qué necesitamos que la pestaña de edición de un producto disponga de tarifas en 15 paises distintos si nosotros solo vendemos en territorio nacional?

¿Es necesario control de almacén y estocaje si solo vendemos servicios que se facturan por horas?

Y así ocurre con mucho más ejemplos.

Luego hay otra desventaja de los sistemas generalistas, y es la habitualmente limitada capacidad de personalización. Ya hemos comentado la problemática que supone la exceso de opciones en estos sistemas, pero… peor es cuando hay una opción que necesitamos para la gestión de nuestra empresa y el software no lo incorpora, lo único que podemos hacer es esperar a que el fabricante incorpore esa opción en un futuro, si es que decide hacerlo algún día.

Sin embargo en un aplicación a medida esa opción se plantea directamente al desarrollador para que haga un estudio y un presupuesto sobre su implantación, de forma que la aplicación se adapte al 100% a nuestra empresa, no solo en el momento de su entrega inicial sino incluso años después.

Tampoco son todo ventajas a la hora de elegir un sistema de gestión a medida para nuestra empresa, es cierto que puede tener 2 inconvenientes importantes:

  • Tiempo de desarrollo
  • Inversión 

Son dos inconvenientes relacionados, cuanto más tiempo de desarrollo lleve un software más caro será, como es fácil de entender. Sin embargo hoy en dia esos tiempos ya son mucho menores que los de hace años debido a la evolución de herramientas y frameworks que nos permiten a los desarrolladores avanzar en funcionalidades mucho más rápido que antes, por lo tanto la inversión tampoco suele ser excesiva, de hecho es más económico de lo que mucha gente puede pensar, y podrá tener en su empresa un software que haga las cosas como usted las tiene en mente.

Así que… si esta pensando en implantar un sistema de gestión a medida para su empresa, ¿Por qué no?

Si necesita que le asesoremos para desarrollar su sistema de gestión, pídanos información aquí.

Comentarios